¿Qué es FeTERA?

En la FeTERA defendemos los derechos de los trabajadores, las fuentes de trabajo, y los recursos energéticos nacionales, pensamos la energía como un bien social ...

Soberania Energética

El modelo energético privatizado, ya fracasó hace años; necesitamos una empresa pública, nacional, federal, con control social y de los trabajadores...

TARIFAS ELÉCTRICAS

Con la quita de subsidios las empresas van a seguir percibiendo el mismo dinero, la diferencia la vamos a pagar directamente los usuarios...

Congreso FeTERA 2018

El XVIII Congreso Nacional Ordinario y XX Congreso Nacional Extraordinario se realizará los días 24 y 25 de agosto en la ciudad de Mar del Plata...

Noticias

Homenaje a Tomás Di Toffino

Córdoba: Derechos humanos

FUENTES:www.prensared.org AgenciaCTA/http://www.agenciacta.org/spip.php?article6712

Nota elaborada por: Equipo de Comunicación del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren-CTA)

Sentido homenaje a Tomás Di Toffino, secretario Adjunto de Luz y Fuerza de Córdoba, secuestrado y desaparecido en La Perla. Su hijo Tomás, también dirigente sindical, dijo que “a pesar de las persecuciones, las desapariciones, las cárceles y la tortura hay otro tipo de sindicalismo que tiene plena vigencia”. Fustigó a dirigentes locales y nacionales y aseguró que imitar a su padre, a Tosco y al Cordobazo, es la forma de homenajearlos.

El 30 de noviembre comenzó la intervención urbana “Los árboles de la vida” en conmemoración de las víctimas de la mega causa La Perla. La actividad consiste en plantar un árbol en el lugar donde se produjo el secuestro. El primero, lleva el nombre del dirigente del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, Tomás Carmen Di Toffino, cuya causa será ventilada durante el próximo juicio por delitos de lesa humanidad que sentará en el banquillo a 45 represores.

En la plaza seca ubicada al lado del edificio central de la Empresa Provincial de Energía Eléctrica de Córdoba (EPEC), se realizó la actividad organizada por el Archivo Provincial de la Memoria. Desde hora temprana comenzaron los preparativos para plantar en un gran macetón al símbolo más utilizado por los pueblos a la hora de representar a la vida y la muerte.

En ese marco, Taurino Atensio, reconocido dirigente de Luz y Fuerza en los ’60 y ’70, y sobreviviente de esa generación, recordó ante prensared.org: “Le decíamos el Titi o el Gordo. Fue un hombre con una gran preparación intelectual; nosotros aprendíamos de él y de Tosco que era el secretario general. Era muy cerebral, pausado, ordenado, que hilvanaba bien los temas a debatir en una asamblea. En estos momentos tan difíciles donde la relación de fuerzas es muy desfavorable para nosotros, los sectores populares, me vienen a la memoria esas enseñanzas sobre el enemigo que ayer, hoy ni nunca tendrá contemplaciones y usará todas las armas legales e ilegales para reprimirnos, y vaya la manera demencial en que lo hizo”, reflexionó.

Por otro modelo sindical

Su hijo, Tomás Di Toffino (h), siguió sus pasos en el sindicalismo. El dirigente, que es miembro de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA), pronunció un discurso vibrante.

Partió de un hecho cotidiano vivido el día anterior, 29 de noviembre, cuando le llegó una citación judicial relacionada con una causa penal de 2008, cuando salieron a protestar por la Reforma Previsional, y terminaron en la cárcel de Bower.

Desde este ejemplo analizó como “la Córdoba del Navarrazo, la Córdoba del `76, perduran, como la historia de Lacabanne, de García Rey, de Menéndez. Ha quedado instalada en la propia justicia que no se hizo cargo de los delitos de lesa humanidad y ha sido cómplice del poder político de turno: de los milicos, los Angeloz, los Mestre, los Schiaretti y los De La Sota. Y lo vemos a cada rato: con Monsanto y con la judicialización de la protesta social”, disparó.

El referente de la Lista Blanca de Luz y Fuerza, dijo que su único compromiso es con los compañeros y desde ese lugar criticó al modelo sindical burócrata, empresario y acomodaticio que “ha renunciado a la lucha”.

En esa línea tiró munición gruesa contra dirigentes locales como José Pihén a quien tildó de “alcahuete”. “Después hablan del Cordobazo, de los desaparecidos, de la CGT de Agustín Tosco, Atilio López y René Salamanca y hacen todo lo contrario”, cuestionó. Tampoco fue blando con los propios. “El principal dirigente de Luz y Fuerza que después de haber entregado a los compañeros en la dictadura, después de haber vendido y participado de las privatizaciones, hace 40 años que es secretario general de las Federaciones de Luz y Fuerza de Buenos Aires y de Capital federal, y sigue al servicio de las corporaciones – Edesur y Edenor- y le importa un carajo el sistema eléctrico, los usuarios y la situación de los trabajadores”, dijo en referencia a Oscar Lescano, titular de Luz y Fuerza nacional.

En cambio, reivindicó a los que siguen por el camino trazado por la CGT de los Argentinos cuando la frase “más vale honra sin sindicato que sindicato sin honra” era una bandera de lucha. “A pesar de las persecuciones, las desapariciones, las cárceles y la tortura hay otro tipo de sindicalismo que tiene plena vigencia (…) y que ve al compañero no como al lobo del hombre, sino como su compañero y hermano, como decía Tosco”, remarcó.

Para concluir dijo que el sindicato no solo está para lograr aumentos salariales sino que debe ser “una herramienta fundamental para cambiar la sociedad; el sindicato no debe ser un apéndice del sistema sino motor de transformación; para así lograr un país más humano y más solidario”.

Vuelo propio

Soledad García, militante de aquella época y actualmente secretaria adjunta de la CTA Córdoba, recordó la figura del Titi y se expresó en nombre de esa generación que participó en la Mesa de Gremios en Lucha. Muy emocionada, lo caracterizó como “un hombre coherente, de vanguardia, y un luchador, como todos, por una revolución”, sostuvo la dirigente docente.

“Estamos locos si creemos que con este sindicalismo vamos a mejorar algo. La mejor manera de homenajear al Titi, a su coherencia política, es reconocerlo. El Titi no estaba a la sombra de Tosco, tenía vuelo propio”, consideró y en línea con el discurso de Tomás Di Toffino (h) expresó que “en esta Córdoba reaccionaria y conservadora, traigo un saludo de los compañeros de la CTA y un reclamo por los compañeros presos políticos de Corral de Bustos.

Un hombre vital

Por lo que se conoce, el dirigente fue secuestrado, el 30 de noviembre de 1976, en la esquina de la Tablada y Humberto Primo, por un grupo que vestía uniformes de la Policía Federal y que lo introdujo en un Renault 12 blanco, con chapa visible que luego resultó pertenecer a una casa rodante.

“Me entero a la siesta y lo primero que hago es venir a EPEC. Nadie sabía nada y me envían a hablar con un militar que lo único que hizo fue hablar mal de Tosco, con odio. Y no se preocupó por mi marido como si no hubiera pasado nada”, recordó su esposa Dalinda Olmos, más conocida como Negrita Di Toffino.

“Mi marido era un hombre vital, optimista, que nunca flaqueó y que en esas circunstancias tan crueles por las que pasó en La Perla supimos que les insuflaba tranquilidad a los amigos y compañeros”, evocó. La tarde anterior al secuestro llevaron a su hijo menor Agustín al médico. A Negrita no le gustó como fueron atendidos y lo manifestó. “Bueno, pero mirá que está trabajando desde las dos de la tarde y son las 8”, le dijo, tratando de comprender las conductas de los otros.

Como la mayoría de los dirigentes enrolados en la CGT combativa, la cárcel era moneda corriente. “En el gremio le decían “zamba”, media vuelta y adentro”, bromeó. “Me parece que el mejor homenaje es seguir su camino, no olvidar su lucha por un mundo mejor”, comentó y agradeció por el reconocimiento.

Los homenajes

Todos los viernes, en algún lugar de la ciudad se plantará un árbol de la vida, variedad Eugenia. Esas huellas, repartidas por doquier formarán parte de un proceso de memoria en disputa y construcción colectiva. Cientos de árboles florecerán, miles se apropiarán de esas historias y la verdad avanzará. “Ningún futuro justo se puede pensar con un pasado de impunidad”, expresó María Cristina, del Archivo Provincial de la Memoria.

Estuvieron presentes la esposa del dirigente y dos de sus cuatro hijos Silvia y Tomás. Por cuestiones laborales no asistieron Hernán y Agustín. Los acompañaron, dirigentes sindicales y miembros de los organismos de derechos humanos y otras organizaciones.

Homenaje de FeTERA Flores

El la presentación realizada al XIII Congreso Nacional Extraordinario de la FeTERA, los compañeros de FeTERA Flores, rescataron el recuerdo de Juan Carlos Cena –Miembro fundador del Mo.Na.Re.FA – Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos, que en su libro "Clase Obrera: Represión y Enfrentamiento", describe los últimos momentos de la vida de Titi Di Toffino. " Tomás (Titi) Di Toffino, dirigente obrero cordobés… cuando enfrenta al pelotón de fusilamiento, palabras que rebotarán por las sierras cordobesas como un eco militante, por los socavones de la clase obrera y el pueblo, multiplicándose por todo el territorio nacional. El Tomás (a) El Titi, militante peronista, dirigente del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, se negó a esconderse o a refugiarse, durante el proceso de la dictadura cívico-militar, sino, todo lo contrario: Me quedo con los compañeros, sólo con ellos. Porqué ese es mi lugar, dijo con firmeza…Compañero y amigo personal de Agustín Tosco. Ese día, dicen los compañeros de celda y de martirio, que se preparó y recomendó a los otros que lo iban acompañar, que había que enfrentar al pelotón de fusilamiento con dignidad obrera, erguidos, sin vendas, con la mirada potente, serenos y dignos. Antes de recibir los disparos mortales, él les disparó primero, quedando el tiempo espacial amordazado, en absoluto silencio: Fue cuando el viento se detuvo a escuchar ¡Tiren hijos de puta, así mueren los trabajadores! ¡Viva la clase obrera, carajo!."

Está aquí: Inicio Gremiales Homenaje a Tomás Di Toffino