Noticias

Plenario FeTERA en Río IV del 18/8/2012

  • Imprimir

La FeTERA se prepara y debate

Hacia el Encuentro Nacional de Trabajadores del Sector Privado de la CTA  8 de septiembre en Ferrocarril Oeste. 

El 18 de agosto pasado, se reunieron en el salon de la AGD, Asociación Gremial Docente de la UNRC, en la localidad cordobesa de Río Cuarto, representantes del Sindicato Luz y Fuerza de Zarate, la Asoc. Gremial de Trabajadores y Personal de Estaciones de Servicio y Afines de la Pcia. de Cordoba, AGTPAC, La Mesa Nacional de FeTERA y la FISyP.

La actividad estuvo concentrada en el debate sobre la experiencia de los trabajadores en lucha de Zárate (Provincia de Buenos Aires) y de Laboulaye (Córdoba). 

Los primeros contra la patronal a cargo en el Consejo de Administración de la Cooperativa eléctrica de la ciudad; y los segundos contra el principal estacionero y propietario de la ciudad cordobesa. 

En ambos casos, tras despidos arbitrarios, la lucha de los trabajadores se desplegó y despliega en varios ámbitos, el jurídico, el social (trasladando el conflicto a toda la sociedad), en la calle y en la propia organización social, sea el sindicato de Luz y Fuerza, o el de trabajadores de estaciones de servicio; y claro, los dos en la FeTERA y en la CTA.

En primer lugar apareció como un dato común la INDIGNACIÓN, contra la patronal y contra el Estado y sus diferentes poderes, especialmente el poder judicial, siempre de espalda a la lucha de los trabajadores. La legislación y la justicia está al servicio de las patronales y los poderes ejecutivos (secretarías de trabajo, por ejemplo) aparecen todos como instrumentos al servicio de las empresas. 

Son instrumentos de la dominación que en las experiencias analizadas se califican como “mafias empresariales” apañadas por instituciones del gobierno y el poder para la sumisión y subordinación de los trabajadores.

Ante esa demostración de fuerza del poder, en el plenario se discutió el cómo organizar y hacer creíble una fuerza sindical, por caso la CTA, para así confirmar la perspectiva del nuevo sindicalismo que pretendemos expresar. 

En esas luchas fueron importantes las incorporaciones de una nueva generación de militantes y activistas sindicales bajo la bandera de la CTA, y no siempre se visibiliza que esas luchas son patrimonio de todo el colectivo de la CTA, o de otro modo, que las estructuras preexistentes en la CTA asuman esas luchas como propia. 

En la reflexión contrastaba la reciente lucha de Zárate, rodeada por compañeros de distintas organizaciones sindicales y territoriales de la zona metropolitana de la CTA y la FeTERA; mientras que la lejanía de los acontecimientos en Laboulaye y la prolongada lucha de los cesanteados entre los estacioneros, convocaba a la discusión sobre los momentos de la lucha y las responsabilidades en diferentes ámbitos de la construcción del nuevo modelo sindical que impulsa la CTA.

¿Cómo se sale victorioso de las luchas? ¿Cuál es el rasero del éxito en el nuevo sindicalismo que expresa la CTA? 

De un lado se manifestaba que las cesantías eran expresión de la impunidad patronal y la impotencia de la lucha para reinsertar trabajadores. 

Por otro lado, se sostenía que las incorporaciones de jóvenes constituyen, en si mismo, un éxito y lo corroboran compañeros recién incorporados como militantes y activistas de la organización sindical, en la perspectiva de continuidad con la generación anterior. 

¿Están las organizaciones intermedias de la CTA en condiciones de ofrecer toda la solidaridad de las luchas? 

La respuesta llevó la discusión a que lo construido no es suficiente y que necesitamos construir y organizar CTA a todo nivel, para terminar con la impunidad patronal, las complicidades de ámbitos del Estado y contrarrestar la situación del “sentido común” que es reaccionario en las poblaciones ganadas por el “no te metas” o el temor a involucrarse contra el sentido mayoritario de una cultura tradicional, conservadora e incluso reaccionaria.

¿Porqué hay falta de compromiso? ¿Qué hacer para fortalecer nuestras posiciones? ¿Solo debemos discutir salario y condiciones de trabajo? 

El debate que intentó responder esas preguntas concluyó en la necesidad de la formación, extendiendo la tarea formativa al conjunto de los trabajadores y con posibilidad de llegar al conjunto de la sociedad, desde el orgullo de expresar al nuevo modelo sindical. 

Lo del orgullo era evidente cuando El Colorado Rossi, de Zárate, presente en el plenario, reiteraba que la cobarde paliza de la patota “sindical y patronal” que le significó fracturas múltiples en el maxilar, vejaciones de la ART y la patronal, no le impedían compartir con sus viejos compañeros y especialmente con los nuevos, el espíritu de lucha y organización para llevar adelante el sindicato, la FeTERA y la CTA. 

Por el contrario, los compañeros de Laboulaye, llegados a este punto, reiteraron su decepción por la falta de solidaridad, participación e interes de la CTA de Córdoba y en especial de la delegación de Río Cuarto, que estando tan cerca de Laboulaye, nunca tienen una inicitiva que sirva para acompañar, aunque sea un par de horas el fin de semana, a los cesantes de AGTPAC- FeTERA.

Necesitamos más organización decía El Colorado. 

Era la base para pensar en ir por más, y n quedar solo en las reivindicaciones laborales. Si de un lado se expresa el poder, los trabajadores debemos constituirnos en contra poder; organizar el poder de los trabajadores.

Es lo que discutimos en Río IV, con polémicas y matices, sin esconder diagnósticos y propuestas diversas sobre cómo construir nuestro nuevo modelo sindical. 

El compromiso de todos fue llegar con estas y otras reflexiones al encuentro de Ferro del 8 de septiembre donde la CTA convoca a todos los trabajadores privados, porque necesitamos una CTA de millones de trabajadores, privados, estatales, activos y pasivos, como delegados en las empresas y en los territorios, para que los trabajadores podamos ejercer nuestro PODER.