Política Energética

El tarifazo venía con sorpresa: Vidal tuvo que rescatar a empresas y municipios por $ 25.000 millones

Por José Rigane / Beneficiar a sectores de bajos recursos, marginados, excluidos, desocupados o pobres no parece estar en la agenda del gobierno bonaerense. Más bien todo lo contrario, el rescate ante el impacto del fuerte aumento de la electricidad del año pasado es para las empresas.

 

Una vez más la provincia de Buenos Aires, a través de su gobernadora María Eugenia Vidal, salió a rescatar empresas y municipios que fueron afectados por el tarifazo eléctrico de 2016. Ni siquiera por los aumentos de 2017, que veremos en un futuro cuál es el impacto que tendrá.

Vidal firmó convenios de ayuda econónima a distribuidoras eléctricas y municipios por más de 25.000 millones de pesos en subsidios. Este monto también sirvió para que se rescataran importantes empresas que entraron en estado crítico por los aumentos del servicio eléctrico.

Esta información fue publicada el 28 de julio en el Boletín Oficial mediante el Ministerio de Producción bonaerense, a cargo de Javier Tizado.

En este marco económico de inflación, devaluación, caída del empleo y la actividad en la mayoría de los sectores económicos, el gobierno de María Eugenia Vidal tuvo que salir a ayudar financieramente a empresas afectadas por los nuevos cuadros tarifarios dispuestos por el Gobierno nacional de Mauricio Macri, ambos del mismo color político, ambos del PRO.

Fueron beneficiadas importantes empresas a través de la ayuda que recibieron 7 distribuidoras y las 4 empresas que prestan servicio eléctrico público en la provincia de Buenos Aires.

La ayuda económica a la distribuidora eléctrica Edenor fue por 11.606.509 pesos. También ayudaron a Edelap por 3.599 millones de pesos, donde –a su vez- se rescató al laboratorio Bagó. En Mar del Plata, van a ayudar a la distribuidora Edea con un aporte de 4.500.000 de pesos que, a su vez ayudara a frigoríficos, entre otras empresas.

En cuanto a las cooperativas eléctricas, las beneficiarias fueron Coop. Eléctrica Lesama, Coop. Charlone Lda, Coop. de Coronel Dorrego, Coop. de San Pedro.

Entre las empresas beneficiadas aparecen Sancor, frigorífico La Esperanza, Papel Prensa, Gutiérrez Casiano Manuel, entre otras.

En definitiva, las compañías distribuidoras eléctricas entregan los subsidios a diferentes empresas bonaerenses que están en estado crítico producto de los tarifazos. El aporte de los fondos tiene como finalidad solventar el nuevo esquema tarifario del servicio público de electricidad, que tiene vencimiento entre el 1 de julio y el 3 de diciembre de 2016.

Los municipios ayudados económicamente fueron Carmen de Areco, Olavarria, Rojas, Saladillo, Tandil (donde el beneficio fue para rescatar a la empresa de embutidos Cagnoli), Trenque Lauquen, Chacabuco, Gral. Viamonte, Azul, Benito Juárez.

El argumento que viene utilizando el gobierno bonaerense como la Casa Rosada es que estos rescates sirven para cuidar el empleo, pero venimos de un crecimiento de los despidos. Mas bien estos rescates a distribuidoras, municipios y empresas sirven para su propia construcción política y, sobre todo, para cuidar la tasa de ganancia de las empresas. Un gobierno de CEOs, lo mires por donde lo mires.

Por José Rigane, sec. Adjunto de la CTA Autónoma y sec. General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina

 

 

 

Está aquí: Inicio Política Energética El tarifazo venía con sorpresa: Vidal tuvo que rescatar a empresas y municipios por $ 25.000 millones