Política Energética

“Los yacimientos no convencionales están prohibidos en Europa y en varios estados de EE.UU.”

  • Imprimir

Entrevista en Quemar Las Naves, Radio Sur – FM 88.3, a José Rigane, Sec. Gral. de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina y Sec. Adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA).

Transcurrieron los primeros 100 días de gestión de Miguel Galuccio al frente de la empresa YPF, después de que el Estado haya recuperado el 51% de las acciones de la petrolera. En ese marco, hablamos con José Rigane, titular de la FeTERA-CTA, para realizar un balance de esta gestión tras la estatización de la empresa y para analizar la política hidrocarburífera en el país.

Quemar Las Naves - ¿Qué balance podes hacer sobre estos primeros 100 días de la gestión Miguel Galuccio en YPF?

José Rigane – Es un tiempo muy corto para una evaluación, pero sobre todo porque no hay pleno conocimiento sobre el ejercicio desarrollado de la empresa en estos primero meses. Hay una cuestión que para nosotros tiene importancia en relación a la política petrolera y vinculado a la expropiación, que nosotros entendimos que era un paso positivo, incompleto según nuestro entender sobre lo que debía hacerse, pero positivo al fin. Esa cuestión tiene que ver con que al no ser una empresa con la figura de “Sociedad del Estado” y seguir siendo una “Sociedad Anónima”, con el criterio del “prestamista” se ha seguido buscando capitales de inversión extranjeros. Y a nosotros nos parece que en materia de política hidrocarburífera del país sigue siendo un error, sobre todo porque ha quedado demostrado que si los hidrocarburos están en manos privadas, como lo están hoy en un 70% en Argentina, y con gran peso de grupos multinacionales, esa inversión e inyección de dinero nunca se realizó como correspondía.  En este aspecto no hay mayor diferencia de lo que venía sucediendo hasta antes de la estatización de YPF. Lo único que se puede destacar es la actualización tecnológica de las refinerías de Ensenada, en La Plata. Esto sí es un paso positivo, porque uno de los grandes problemas que tuvo la Argentina es que no hubo inversión desde la década del 80 en materia de refinerías. Por lo tanto no hay adecuación ni desarrollo tecnológico y, por lo tanto, esto lo hacía dependiente a nuestro país en combustibles como el fuel, gasoil, entre otras, precisamente por esa falta de inversión.
En materia de política, ha habido alguna decisión de avanzar con Venezuela y Bolivia, pero sigue siendo todavía poco importante la incidencia de estos países en Argentina en comparación con otras empresas multinacionales del sector que si tienen incidencia en la política hidrocarburífera nacional. Solamente PDVSA tiene algunas pocas estaciones de servicio.

QLN – En la reglamentación de la ley de Soberanía Hidrocarburífera, que le dio marco a la expropiación del 51% de las acciones de YPF, se conformó la Comisión de Planificación y Coordinación de las Inversiones Hidrocarburíferas que tiene algunas potestades importantes. ¿Cómo ven esta definición?

JR – Respecto de esto, nosotros también hacemos una evaluación positiva de esto. Esta decisión gubernamental, a través de la ley de Soberanía Energética junto con el decreto (1277/12) reglamentario, es un paso positivo porque ha tomado determinaciones importantes el Gobierno respecto de lo que ha sido el proceso de regulación de todo el sistema energético en Argentina desde la época de Menem. Y el hecho de que este decreto reglamentario haya introducido modificaciones parciales, aunque nos hubiese gustado que se derogue íntegramente, de todas formas nos parece correcto porque demuestra una intencionalidad de intervención del Estado Nacional.
También esperamos que se termine el Estado bobo que ha sido socio de los grupos multinacionales de los hidrocarburos en detrimento de los intereses del país. Estas cuestiones de terminar con la libre disponibilidad, de terminar con que las empresas multinacionales puedan hacer un aprovechamiento del 70% de las divisas de la venta del petróleo al ámbito internacional (Decreto 1277/12), creemos que son pasos importantes. Entendemos que son decisiones acertadas. También entendemos que siguen siendo parciales y acotadas, pero que son iniciativas que pueden prometer caminos distintos de lo que ha sido el recorrido de los últimos 30 años la política energética en el país.

QLN – En las entrevistas que dio Miguel Galuccio, director de YPF, habló bastante sobre la posibilidad de explotar los yacimientos no convencionales. ¿Qué pensas al respecto?

JR – Todo lo no convencional en materia de hidrocarburos en Argentina es poco conocido. Se trata de un tema que trae 3 problemas: El primero es la contaminación del agua. La tecnología que requiere lo no convencional, y que nosotros no tenemos en el país. En cambio, EE.UU. sí tiene este tipo de tecnología para los yacimientos nos convencionales. El último problema tiene que ver con el riesgo que este tipo de procedimientos trae para tener energía de determinados ámbitos de la corteza terrestre. Está prohibido en Europa y en varios estados de EE.UU.
Todo esto tiene que ver con la contaminación del agua, pero también con las consecuencias que pueden traer este tipo de desarrollo de extraer petróleo y gas de la arena y de las rocas de estos yacimientos no convencionales. Por todo esto, nos parece que es un tema que merece cuidado, conocimiento y un debate en toda la sociedad argentina. No se puede dejar en manos de los especialistas, por más especialistas que sean, este tema de los yacimientos no convencionales. Estamos hablando de algo que está cuestionado en muchas partes del mundo.