¿Qué es FeTERA?

En la FeTERA defendemos los derechos de los trabajadores, las fuentes de trabajo, y los recursos energéticos nacionales, pensamos la energía como un bien social ...

Soberania Energética

El modelo energético privatizado, ya fracasó hace años; necesitamos una empresa pública, nacional, federal, con control social y de los trabajadores...

TARIFAS ELÉCTRICAS

Con la quita de subsidios las empresas van a seguir percibiendo el mismo dinero, la diferencia la vamos a pagar directamente los usuarios...

Congreso FeTERA 2018

El XVIII Congreso Nacional Ordinario y XX Congreso Nacional Extraordinario se realizará los días 24 y 25 de agosto en la ciudad de Mar del Plata...

Noticias

Por una Navidad sin Hambre y con Justicia Social

120 mil trabajadores y trabajadoras rebalsaron la Plaza de Mayo, la FeTERA estuvo presente

En la tarde de ayer, 120 mil trabajadores y trabajadoras colmaron la Plaza de Mayo en reclamo de que se cumplan sus derechos y por una Navidad sin hambre y una Patria con justicia social. Ante la plaza repleta, Lidia Meza, secretaria de Previsión Social de la CTA llamó a seguir luchando por lo que les pertenece a los jubilados: el 82% móvil para vivir dignamente. “En la diversidad se pueden hacer cosas juntos cuando está en juego la dignidad de los trabajadores”, dijo Pablo Micheli al comenzar sus palabras.

Ya desde el mediodía trabajadoras y trabajadores, familias enteras, jubilados, estudiantes y desocupados con sus banderas y sus consignas fueron llegando a las principales avenidas del centro de la ciudad de Buenos Aires. Al tiempo que un caluroso viento soplaba la tormenta hacia el río, la columna encabezada por la CTA caminó por la Avenida Corrientes hasta la Plaza de Mayo.

Mientras que la Policía Federal afirmó que la movilización fue de 120 mil personas, el Gobierno dio la orden de que se informara que se movilizaron 60 mil. Antes de que comenzara el acto, desde el escenario se pidió un minuto de silencio por los mártires de 2001.

“Acá estamos otra vez todos y gracias a Dios cada vez somos más, hay niños, jóvenes, adultos y viejos”, dijo Lidia Meza al comenzar su discurso. Acompañada por sus compañeros y compañeras de lucha, la dirigente subrayó que ellos fueron los que le pusieron el hombro para tener una jubilación digna y “hoy en vez de estar tomando sol estamos orgullosamente en esta plaza para decir que nos devuelvan lo que es nuestro”.

A metros de la Casa Rosada y entre los aplausos de los 120 mil presentes, Lidia dijo: “Cuidado con los caranchos señora Presidenta, este 2013 vienen las elecciones y los compañeros y compañeras se acuerdan de estas cosas”. Mientras que algunos niños jugaban con el agua de una de las fuentes de la plaza y los adultos escuchaban atentamente a la oradora, Meza finalizó: “No nos van a poner de rodillas, sigamos luchando por el 82% móvil y porque el PAMI sea nuestro y ustedes, los jóvenes tienen que seguir luchando por ustedes y por sus hijos. Nos volveremos a ver para festejar”.

El segundo orador fue el secretario general de la CGT Azul y Blanca, Carlos Acuña quien aludiendo a la cantidad de trabajadores y trabajadoras presentes agregó: “donde hay un trabajador está la Patria y en esta plaza hay miles y miles de compañeros, por lo tanto en esta plaza está la Patria”.

Mientras las banderas de la CTA, de la CGT, de Barrios de Pie, de la CCC, de ATE, de la Federación Agraria, de la FUA, del MST, entre otras organizaciones presentes flameaban al ritmo del viento, Pablo Micheli tomó la palabra: “hoy durante todo el día y a lo largo y ancho del país miles de compañeros y compañeras se movilizaron por todo lo que estamos reclamando”. Entre los reclamos centrales Micheli remarcó la eliminación del impuesto al salario, la unificación de los salarios familiares, la derogación de la Ley Antiterrorista, salario mínimo vital y móvil de 5 mil pesos al igual que los planes sociales, el 82% móvil y un aumento de emergencia para los jubilados y la necesidad de contar con una justicia autónoma.

“Esta Navidad vamos a levantar la copa con la seguridad de que estamos luchando por los derechos de los trabajadores y no somos cómplices de los patrones ni de los gobiernos”, finalizó Pablo Micheli retomando las banderas históricas de la CTA.

“Quiero adherirme a las palabras de los compañeros y compañeras que me precedieron. Hacemos un llamado a la Presidenta de la Nación a que nos escuche, es necesario que tengan en cuenta nuestro reclamo porque eso es la democracia”, dijo Hugo Moyano, secretario general de la CGT al comenzar su discurso.

Moyano dijo además que se está realizando un ajuste encubierto: “Es lo que pedía el FMI. Lo primero que hacen es congelar los salarios y a los aumentos se los come el mínimo no imponible y la inflación”. El secretario general de la CGT agregó que era necesario que se tratara la ley de tercerización: “A lo mejor se podría haber evitado la muerte de Mariano Ferreyra”, dijo. Hugo Moyano finalizó sus palabras haciendo otra llamada a la Presidenta: “Ocúpese de la inflación y de la inseguridad, son los dos temas que preocupan a los argentinos. Como creyente y como cristiano les deseo una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo”.

La movilización terminó cuando caía la tarde y los 120 mil trabajadores y trabajadoras volvían a sus casas con la tranquilidad de luchar por construir un país sin hambre y con justicia social.

Fuente: Equipo de Comunicación de la CTA


Por qué nos movilizamos

José Rigane, 19 de diciembre de 2012

La elección de hacer la movilización el 19 de diciembre tiene que ver con la necesidad imperiosa de volver a repetir el reclamo por reivindicaciones que, lamentablemente, hasta el día de la fecha no tienen respuesta, consideración, ni propuesta de diálogo por parte del gobierno. Por eso, buscamos una movilización pacífica, convocando a todo aquel que esté de acuerdo con estas reivindicaciones y entendemos que las mismas son sentidas por el conjunto de los trabajadores.

Volvemos a insistir en el reclamo por diferentes razones: por el salario familiar, que sigue teniendo topes y en la medida en que sigue teniendo topes no es igual para todos y es discriminatorio. El salario familiar debe ser universal. Otro aspecto es el 82% móvil para los jubilados. Nosotros creemos que con 1800 pesos -y eso lo entiende cualquier argentino- nadie puede sostener su vida con dignidad. También, el impuesto a las ganancias de los salarios, sobre todo en los trabajadores convencionalizados, ya que tiene al alto impacto en el nivel de vida de las familias de trabajadores afectados y tampoco es considerado por parte del gobierno, salvo lo que se está diciendo ahora, que va a ser tomado en el 2013, sin fecha alguna, ni previsión de qué manera o en qué porcentaje se va a tocar. Asimismo, insistimos con el planteo de una crear una retribución en carácter de emergencia, debido a la pérdida salarial que ha producido el proceso inflacionario. Sumado a estas reivindicaciones de carácter “económico” también nos movilizamos contra la ley antiterrorista y por la libertad sindical. Indudablemente, las primeras consignas son las que originan la unidad de acción de distintos sectores y obviamente, otras, quizás, no tengan esa mismo grado de unidad y tampoco de predisposición a la manifestación conjunta.

Estoy convencido que el movimiento obrero tiene que bregar por su autonomía, ante la patronal, ante los gobiernos y ante los partidos políticos. Me parece que eso es un principio básico, esencial y fundamental para el movimiento obrero. También considero que esta división, que siempre hubo en el movimiento obrero -con distinta profundidad, pero que nadie puede negar que haya existido-, hoy se desarrolla y se profundiza por cuestiones de carácter político partidarias y es en ese sentido, es una división que dista mucho de ser las que producían antes. No porque no hayan habido acontecimientos políticos que originasen divisiones, sino porque ahora hay una intervención directa del gobierno cuando intenta no sólo decidir quién debe conducir el movimiento obrero, en sus distintas vertientes, sino cuando además está decidido a recibir algunos y otros no. Y con eso, el gobierno lo que hace es contribuir a una política sesgada, sectaria, que sensibiliza solamente con los que piensan iguales o se supeditan a las políticas gubernamentales. Me parece que un gobierno que piensa en 40 millones de argentinos tiene que no dejar de llevar adelante lo que cree, su propuesta, pero no puede desconocer al conjunto de los que componen esos 40 millones de argentinos y menos aún, a organizaciones conformadas y desarrolladas que tienen representación dentro de esa sociedad. Me parece que es un equívoco por parte del gobierno, no abrir el diálogo y el intercambio de opiniones. No dialogar es la peor mecánica para resolver los problemas que tenemos los argentinos.

*José Rigane, Sec. Adjunto de la CTA y Sec. Gral. de FeTERA

Está aquí: Inicio Gremiales Por una Navidad sin Hambre y con Justicia Social