¿Qué es FeTERA?

En la FeTERA defendemos los derechos de los trabajadores, las fuentes de trabajo, y los recursos energéticos nacionales, pensamos la energía como un bien social ...

Soberania Energética

El modelo energético privatizado, ya fracasó hace años; necesitamos una empresa pública, nacional, federal, con control social y de los trabajadores...

TARIFAS ELÉCTRICAS

Con la quita de subsidios las empresas van a seguir percibiendo el mismo dinero, la diferencia la vamos a pagar directamente los usuarios...

Congreso FeTERA 2017

El XVII Congreso Nacional Ordinario y XIX Congreso Nacional Extraordinario se realizará los días 31 de marzo y 1 de Abril en la ciudad de Santa Rosa en La Pampa...

Noticias

Falleció Daniel Weigum, uno de los fundadores de Luz y Fuerza La Pampa

Desde el sábado por la noche el gremio de la energía sufre la ausencia de uno de los luchadores incansables que formó parte del grupo inicial que tomó la decisión de alejarse de la CGT y crear una nueva organización, a fines de la década del ’80 del siglo XX.

 

Daniel Weigum, “el cabeza”, comenzó el recorrido junto a varios compañeros que decidieron salir de Luz y Fuerza Mercedes porque no había lugar para la clase obrera consciente, y conformaron Luz y Fuerza La Pampa.

Y no hubo más lugar porque la conducción de la Cooperativa Popular de Electricidad y la del sindicato pro patronal, los echaron al unísono y casi al mismo tiempo. Les sacaron la tutela sindical y el trabajo.

En 1989, cuando los trabajadores iniciaron el proceso de lucha que terminó con una conducción cooperativa entreguista y dispuesta a adaptarse a los nuevos tiempos de las privatizaciones, el neoliberalismo y menemismo, fueron todos cesanteados.

Los echó el Consejo de Administración y lo celebraron quienes decían haber sido sus compañeros en Mercedes. Era una prueba de fuego. Y desde entonces, es una marca registrada. Ante la peor adversidad para un trabajador lograron afianzar la unidad y la lucha que los caracterizará a lo largo de toda la trayectoria sindical en la nueva organización.

La convicción y la persistencia les permitieron revertir el despido y cambiar el consejo de administración de la CPE.

En 1998 volvieron a ser despedidos de la entidad solidaria capitalina. Esta vez los echó el progresismo que ayudaron a instalarse en la conducción cooperativa a principios de la década del ’90. El resultado fue el mismo: no claudicaron, persistieron, y le volvieron a torcer la mano a la patronal.

Weigun integraría las sucesivas conducciones de Luz y Fuerza La Pampa, donde llegó a ocupar la secretaría de Organización y la secretaria Gremial.

Además de ser dirigente sindical, era comunista. De allí provenía su convicción para pelear por una sociedad de nuevo tipo a partir de la cual se pudieran cambiar las relaciones sociales y de producción que plantea el capitalismo, basado en la explotación del hombre por el  hombre y la maximización de ganancias de los patrones a costa del estrujamiento  de la clase obrera.
En los tiempos del kirchnerismo, cuando una parte del PC La Pampa conformó el Partido Comunista Hacia una Constituyente Social para mantener la independencia y la autonomía el gobierno de turno, “cabeza” siguió a los díscolos que en gran parte del país no eran comprendidos por dar ese paso.

Y fue parte del proceso político de los comunistas pampeanos que se sumaron a la conformación del Movimiento Popular Patria Grande, un sector más amplio pero con la misma profundidad: no renunciaron a la pelea contra el capitalismo y reformularon esa convicción general de marxistas y anticapitalistas, al declararse también socialistas, bolivarianos, y feministas.

Aunque no llegó a presenciar el momento de la elección de las autoridades del partido naciente, supo hace un par de meses que había realizado un aporte de relevancia para la obtención de la personería política y partidaria.

El “Cabeza” fue padre de 8 hijos: 6 de sangre y 2 de corazón. Tuvo 4 con su primera mujer y 2 con Marcela, su compañera hasta el final. Crió a sus dos niños sin distinción y para los 8, fue su padre.

Murió víctima de una enfermedad que la prensa suele llamar de largo tratamiento, pero en este caso, no es del todo cierto. La vida se le fue en un mes. Se fue el sábado cerca de las 23 justo 30 días después de un diagnóstico sorpresivo, y un cáncer fulminante.

El miércoles había estado en la sede del Sindicato de Luz y Fuerza La Pampa y los compañeros y compañeras se esperanzaron al verlo entero.

Participó de las luchas obreras de los últimos 30 años. Su imagen aparece en los archivos fotográficos de cuanta persona registró esos momentos. Pero no está en primera plana. Aparece tocando el bombo, llevando una bandera, observando a los manifestantes y pensando en la seguridad de la marcha.

No era de tomar el micrófono ni de hacer discursos. Su presencia consistía en ponerle el cuerpo a todas las luchas, a todas las decisiones de la organización. Estaba donde tenía que estar. Desde el sábado, su ausencia será un vacío difícil de llenar. Se fue un cuadro obrero consciente, uno de esos que se forma a lo largo de años, uno que se extraña, uno de los necesarios.

Extraído de planbnoticias.com.ar

 

 

 

Está aquí: Inicio Gremiales Falleció Daniel Weigum, uno de los fundadores de Luz y Fuerza La Pampa